La importancia de tener un sello de identidad por medio del aroma

Actualmente la experiencia de consumo ha ganado tanta relevancia que el producto o servicio puede pasar a un segundo plano, de hecho, los consumidores están fijando su atención en la forma en la que se sienten al momento de interactuar con la marca, porque se han dado cuenta de que su fidelización está fundamentada en el valor agregado que la marca entrega y no en el producto o servicio porque puede llegar a ser reemplazable con el fin de obtener una mejor experiencia de consumo.

“Las personas fijan sus preferencias en los sentimientos que las marcas las hacen sentir, por lo que la recompra se facilita en el largo plazo.”

 La mejor forma de afianzar la relación con nuestros consumidores es por medio del aroma, ya que el cerebro humano recuerda el 35% del aroma que ha percibido, siendo uno de los sentidos con mayor recordación del ser humano, además, el cerebro recuerda las emociones que sintió al momento de vivir dicha experiencia.

Esto se conoce como marketing olfativo, y consiste en la creación de un aroma único que transmite los atributos de la marca por medio de una fragancia que genera emociones positivas y se aplica en todos los puntos de contacto con el consumidor.

De ese modo se mejora la relación con los consumidores por medio de un elemento sensorial fundamental, como lo es el olfato.

 

“Cientos de marcas a nivel mundial utilizan sus propios aromas para aumentar la recordación de la marca para diferenciarse de la competencia de una manera innovadora y que se aplica a cualquier tipo de producto o servicio.”